En cualquier ciudad en que se encuentre o cualquiera que sea su cirscuntancia o peculiaridad climática,  es conveniente guardar sus cigarros en un humidor que mantenga una humedad entre el 65 y el 80 %, dentro de una temperatura entre los 16 y 18 oC. La madera de cedro es la mejor para su perfecta conservación.

Guardarlos en un armario con agua se entendería como un mal menor.

Meterlos en el frigorífico, ya sea en la parte de arriba, en la de abajo, entre lechugas o cualquier otro invento, será un desastre.

    

home

  contáctenos