Arado  
En verano, el campesino ara el suelo muchas veces para que las tierras estén sueltas cuando comiencen las cosechas

La siembra
Las semillas que han sido entregadas a los cosecheros dos meses antes, se han convertido en pequeñas plantas de unos 15 cm. En octubre se empiezan a sembrar paulatinamente y será dos meses después cuando la planta haya alcanzado su esplendor. Durante este tiempo se controlan diariamente para eliminar los elementos nocivos y podar la yema, con lo que las hojas ganarán en tamaño.
Las plantas de la variedad llamada Criollo crecen expuestas al sol, ya que estas hojas son las que se utilizan para el interior del cigarro. La planta llamada Corojo sólo produce hojas para la capa, por lo que se les protege del sol mediante unas enormes telas sustentadas sobre cientos de palos de madera.

La recolección
Pasados 50 o 60 días de la siembra, comienza el ingente trabajo manual que constituye la recolección. La planta de Corojo puede tener hasta 9 pares de hojas y su recogida se hace por niveles, de abajo a arriba, a razón de 1 por semana aproximadamente.

Secado
Todas las hojas de  Corojo y Criollo se llevan a las casas de secado. Este proceso durará unos 50 días; se curarán al aire, y la humedad y la temperatura estarán controladas en todo momento. Al final, la hoja habrá pasado de ser verde, a un tono entre rojizo y marrón.

Primera fermentación
Las hojas curadas se llevan en grandes paquetes a las casas de fermentación. La humedad del tabaco producirá una primera fermentación que durará casi un mes. El control de la temperatura es una de las claves de este proceso. A su fin las hojas se irán clasificando por tipos y colores, y le será retirada una parte del nervio central; antes han sido rociadas con agua en un proceso llamado moja.

Segunda fermentación
Las hojas son nuevamente amontonadas en grandísimos pilones, conocidos con el nombre de burros. La temperatura del burro debe ser inferior a los 42 grados centígrados. Este segundo proceso de fermentación será de un mes, aproximadamente. El aroma del tabaco ya es mucho más fino.


 

Los tercios
Las hojas serán trasladadas a estantes para que bajen el grado de humedad. Después de unos días se empaquetarán en una especie de cajas, llamadas tercios, hechas con yaguas de palma real, donde completarán su rico añejamiento. Aquí pueden estár varios meses, e incluso, años.

El viaje
Los tercios son enviados a las fábricas, la mayoría en La Habana, donde las hojas se clasifican y procesan de diferente manera según su tipo. Las que deben servir de capa se humedecen a primera hora de la mañana para que las despalilladoras les quiten la vena central, dividiendo la hoja en dos. Luego se clasifican por color, textura y tamaño. Las hojas que van a servir de tripa se añejan de forma distinta: el volado, que da combustibilidad al cigarro, y el seco, que otorga aroma, estarán dispuestos en un año; el ligero, que presta la fortaleza, tardará más de 2 años; el capote, con el que se envuelve la tripa del cigarro, no precisa de tanto tiempo.
Las hojas, en la mezcla propia de cada marca, se entregan al tabaquero encargado de enrollarlas, también llamado torcedor.

El torcido
Dispuestos en enormes salas o galeras, los torcedores desarrollan su inigualable habilidad para enrollar los cigarros, ayudados únicamente por su chaveta o cuchilla, una guillotina, y un poco de goma vegetal.
Un estricto control de calidad eliminará los cigarros defectuosos, los que lo superan se almacenan por 3 meses en estanterías de cedro bajo una temperatura de 16oC a 18oC, y una humedad relativa en torno al 65 %.

La escogida
El escogedor clasifica los cigarros en más de 70 colores o tonos diferentes, y los coloca en las cajas, siempre de oscuro a claro y de izquierda a derecha.
Las anilladoras, respetando el orden cromático, colocan la anilla a cada cigarro.

Fileteado
Las cajas de cedro se decoran según la tradición de cada marca.

Sellos de garantía
Se coloca el sello de garantía de procedencia en el lomo frontal de la caja. Los de Habanos SA, Hecho en Cuba y Totalmente a Mano, en el fondo de la caja, junto a otro con la clave de la fábrica y la fecha de fabricación. Una pequeña etiqueta de Habanos remata una de las esquinas del frente de la caja.


    

home

  contáctenos